Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2021

Hoy es el tiempo de...

Lecturas inesperadas Hace un tiempo atrás les contaba como Sophie Kinsella me había ayudado a sobrellevar el año pasado y este. Solamente el mes pasado me leí dos novelas nuevas de ella: (Nuevas para mi, al menos) Cocktails for three y The undomestic Godess. La verdad es que en el mismo momento no me habían enloquecido. Paso a contarles porqué... Bueno en un principio yo quería comedia y Coctails for trhee es más bien algo dramática. Pero luego, cuando me puse a leer la que supuestamente era comedia, que es, The undomestic godess... no pude dejar de pensar una cosa que me dejó pensando: ¿Acaso todos mis libros son sobre problemas de personas privilegiadas?  Me puse a pensar seriamente qué clase de personaje suelo desarrollar y  un poco la respuesta me asustó: el que no es bastante rico, no tiene mas dificultades que sus problemas cotidianos enfrascados dentro del género en el que se enmarcan: en el pueblo de Elsie hay un asesino y en The path algo le pasa a los gamers de la ciudad. No

El Halloween de las brujas. (Cuento de Los misterios de la bruja verde)

  ― ¿Por qué mi casa tiene que ser la casa del terror de Greentown? ―preguntó Sally, desarmando una telaraña falsa. Esto era antes de los misterios. De los secretos y de las nuevas personas que pronto se sumarían a la vida del aquelarre de las brujas de Greentown. Elsie aún vivía en su apartamento sobre “Hecathe herbs” y a Bautista no le molestaba que Javiera no hablara con la inclusiva letra   “e”.   Fue durante el último Halloween antes de la muerte de Carmen Bausman, y en ese entonces las brujas no eran tan famosas en el pueblo; aunque había un voto secreto entre adolescentes y chicos que ellas debían (por su condición y apariencias) festejar el Halloween en grande. Habían pasado ya tres Halloween juntas y Javiera en especial, había insistido en que armaran una casa encantada en la casa de Sally.  Javiera había dispuesto una mesa con calaveras y una bola de cristal junto a su mazo de cartas para actuar de oráculo. Bautista se había vestido de  host. Ella iba con una campana y u