Serial Killer | The end of the f***ing World (2016)

Las series son la forma favorita de expresión de esta década. Desde hace mucho tiempo alguna que otra serie venía rompiendo los esquemas y dejando a los críticos patidifusos de la manera en la cual considerar estas obras. Antes muchos actores que trabajaban en series televisivas lo hacían porque sus carreras en cine estaban destruidas. Hoy no podemos decir eso cuando Meryl esta por salir en una serie. Es el maldito fin del muro difamador de que "las series no son cine". Los ingleses hace mucho, mucho, mucho tiempo que se dieron cuenta de que buenos guiones y buena producción te podía hacer recorrer el planeta.

The end of the fucking world es la prueba de que los formatos de serie se van adaptando con la velocidad de un rayo a los nuevos criterios de las audiencias. Ocho episodios de veinte minutos que nunca fueron tan cinematográficos y contundentes.


La serie está basada en un comic pero adaptada al mundo inglés (incluso los protagonistas se mofan de eso). El humor es retorcido, oscuro y perturbadoramente opresivo. Es como una road movie de los noventa con mucho de Wild at heart y True Romance (como si tuviera que decirles que son de mis preferidas in the world pff), pero si en su lugar, los protagonistas fueran adolescentes ingleses y acomplejados. James piensa que es un psicópata y Alyssa es una inconformista. Juntos van a recorrer el camino de los quilombos y de ahi el nombre de la serie. Nada de zombies, cuando se tienen dos adolescentes criminales y sus aventuras.


Alex Lawther es lacónico y autómata se contrapone en su actuación a Alyssa (Jessica Barden) que es explosiva y alocada. Son los protagonistas perfectos para esta oscura aventura y están rodeados por un acotado pero mas que interesante reparto.

El cambio que se opera en la psicología de sus personajes durante el transcurso de la misma es IMPRESIONANTE. ¡Yo desearía en mis sueños poder escribir así!




Ahora digo esto gritando comocomo fanática loca:

¡La fotografía y el arte como si vivieran en un microcosmos! (Mención especial a LA MÚSICA!!!) 

¡El ritmo de las líneas de dialogo y el ingenio!

¡El final!

Hice una maratón enloquecida viviendo las experiencias y el desarrollo de ambos personajes y mi corazón quedó destruido con la perfección de todo.

Yo soy de las partidarias, de que una segunda temporada sería innecesaria. Creo que la serie, cierra de maravillas y así debería quedarse, como un viaje corto y enloquecido hacia el descubrimiento y la destrucción.

En otras palabras:

¡Veanla! ¡No se van a arrepentir!


via GIPHY


Comentarios