Crítica| Highschool debut - Kôkô debyû (2011)

Las deliciosas aventuras de una Eliza Dolittle Japonesa.

El relato de Pigmalion, de la muchacha que es "educada" por alguien de otra clase social supuestamente apreciada como "superior" es uno de los arquetipos de las películas románticas mas usados en lo largo del tiempo. Highschool Debut tiene mucho de My fair lady pero lo reinventa adaptandolo al ámbito de la ultima etapa de la secundaria japonesa.


Haruna Nagashima (Ono Ito) es una adolescente que es una súper campeona de Soft ball pero ha pasado toda su vida absorvida por el deporte y ella se da cuenta dolorosamente que no tiene la menor idea de lo que le gusta a los hombres ni como ser una "dama". En este punto me iba a parar porque el argumento comienza a ponerse medio machista cuando ella decide que necesita un "Coach" para saber lo que los hombres quieren y elige a Komiyama You (Mizobata Junpei) porque lo considera la ultima expresión de popularidad. Usualmente pondría el grito en el cielo pero la tensión entre ellos es tan graciosa como está planteada que a los cinco minutos ya me estaba muriendo de risa. Por ejemplo cada vez que el aparece en escena al comienzo usan siempre un leit motiv musical con un encuadre que parece " Oh el hombre mas cool del planeta" y realmente FUNCIONA. La historia no abunda por qué You (Pensé que era Yoh) sabe tanto del repertorio femenino desde que debe usar hasta como debe comportarse una mujer, pero mejor no investiguemos.


Lo que mas me gustó de este cliché precioso es que te hace reir genuinamente y que poco a poco en vez de You transformar a  Haruna, es Haruna quien logra que You la aprecie con su seguridad y sus locuras y sus excesos. En otras palabras Haruna es genuinamente ella misma y eso si que no es machista, todo lo contrario.
Se nota que no es un film de alto presupuesto y que está basado en un manga Shojo,  porque hay muchos personajes que solamente tienen unas pocas líneas y uno presiente que en una estructura mas grande tendrían mas espacio.

La pase tan bien que no puedo dejar de destacar lo exagerado de todo. Es una comedia romántica con el ritmo de diálogos de los cuarenta como un screwball contemporáneo pero en el japón actual. (Bueno del 2011)

Y ahora un momento al recuerdo:

¿Se acuerdan de esos celulares? Yo me le pasaba colgando cosas a mis celulares y carteras en la secundaria y universidad. Llegue a tener cinco o seis llaveros de peluche y los celus venían con una ranurita para colgarles cosas... era una moda de la época supongo.


Esta comedia no te va a defraudar si sos fan de: El shojo, las estudiantinas asiáticas y la comedia de romance. Les juro que le pondría cinco pero no lo hago porque me reservo el puntaje para joyas del séptimo arte.


4 de cinco claquetas.



Comentarios